egipto.es

Dinero, propinas y bakshish

En todo punto de entrada al país existen bancos (excepto en la entrada portuaria de Sudán en Asuán), al igual que en la mayor parte de los hoteles de lujo y oficinas de cambio en las grandes ciudades, o pueblos de gran afluencia turística.
La mayor parte de los bancos de hoteles permanecen abiertos las 24 h (viernes y festivos inclusive). Sin embargo en las ciudades tienen un horario generalmente de 9 a 14 h y algunos (no todos), abren por las tardes. Exceptuando claro está, los viernes y días festivos en los que muy pocos están abiertos.
Es conveniente guardar todos los recibos de cambio, especialmente porque a la salida del país son necesarios si se quiere volver a cambiar el dinero restante a otra moneda.

Teóricamente está prohibido sacar la libra del país, pero también hay que pensar que es una moneda que no se cotiza en el extranjero.

En Egipto siempre hay que hacer frente al bakshish, o lo que es lo mismo, la propina. El viajero debe saber que el bakshish es un elemento esencial, sobre todo en el ambiente turístico, debido a que gran parte de los empleados en hoteles o cualquier otro trabajo relacionado con el turismo, no pueden vivir de su remuneración, por tanto la propina es como su segundo salario, o la ganancia más esperada.

Como norma general se suele dejar propina en todos los lugares, pero se debe tener bien claro, que ninguna es obligatoria y es meramente optativa.

Generalmente en los hoteles se les deja propina a los botones, servicio de habitaciones, restaurantes, etc. En este caso hay que fijarse en el servicio y en la categoría del restaurante. Así, se calculará en un 10% como máximo la propina, sobre el total de la cuenta. También cabe la posibilidad de calcular a ojo de buen cubero y dejar un tanto del resto del cambio, pero siempre recordando la categoría del lugar. En establecimientos populares es preferible dejarla directamente a la persona a la que se quiera que vaya dirigida, ya que por el contrario es muy fácil que se la apropie el cajero.

Dinero, propinas y bakshish en Egipto