egipto.es

Período Tinita

(2635-2154 a. de C.)


La parte correspondiente al Egipto faraónico se divide en XXX dinastías, subdivididas a su vez en varios períodos e imperios. La primera cronología de la historia del Egipto faraónico hay que agradecérsela a Manetón, un sacerdote del siglo III a. de C., que escribió la Aegyptiaca, una obra en griego donde narraba la historia de Egipto, para el faraón Ptolomeo II Filadelfo.

Las dos primeras dinastías se conocen como tinitas, porque según Manetón, los reyes de esta época eran originarios de la ciudad de Thinis, cerca de la actual Abidos.

Con el faraón Menes, comenzó la época protodinástica, que se extenderá durante más de tres siglos, desde el inicio del III milenio al 2670 a. de C. Durante el reinado de Menes se crea una segunda capital en el norte, para poder controlar el territorio. De esta manera surgió Menfis, primera gran capital del Imperio Antiguo, situada a más de 600 km de distancia de Hieracómpolis.

Al parecer, Menes combatió con los habitantes de las fronteras con Egipto, es decir, los nubios y los libios. A este faraón se le enterró en Abidos, donde posteriormente fueron sepultados todos los reyes de la I dinastía, junto a dos de la segunda. Los sucesores de Menes fueron Horo Get, más conocido como el rey Serpiente, junto a otros tres soberanos.

El último rey de la I dinastía fue Qaa, y se cree que tras su mandato el país se vio envuelto en serios desórdenes internos. Estos se prolongarían hasta la llegada al trono de Hotepsejemuy, fundador de la II dinastía, quien probablemente fuera originario del Delta, al igual que sus sucesores.

Al contrario que los reyes de la I dinastía, los de la II no consiguieron mantener el control del país y en este período se vuelve a una monarquía dividida entre dos reyes, uno en el sur y otro en el norte, hasta que Jasejem subió al trono de Hieracómpolis, logrando reunificar el país y tomando el nombre de Jasejemuy.