egipto.es

  Guía de Viajes a Egipto

  Historia de Egipto

  NOTICIAS EGIPTO

La contagiada de ébola en Madrid da negativo en un análisis
El Ejército de EEUU envía armas a los combatientes kurdos cerca de Kobani
Revés para el primer ministro de Japón por la renuncia de dos ministras
Francia pide a Alemania que impulse la inversión
La OMS declara a Nigeria libre de ébola tras 42 días sin casos
China nunca abrirá los archivos de su doloroso pasado, dice un historiador
El actor Antonio Banderas recibirá el Goya de Honor en 2015
Pequeñas avalanchas dificultan la búsqueda de supervivientes en Nepal

Pirámide de Keops

Pirámide de Keops

Sus impresionantes medidas, 137 m de altura, fueron mayores en su origen con 146,82 m. La erosión ha sido la causa de su descenso, así como la mano del hombre su principal destructor, pues desde siglos, esta impresionante mole de piedras fue cantera para construir innumerables mezquitas y templos de la ciudad de El Cairo.


Si sus medidas son impresionantes, no lo son menos sus puntos de orientación, pues cada una de sus caras están orientadas exactamente hacia los cuatro puntos cardinales, con un margen de error de solo 3’40’’.


No le queda nada de su revestimiento, ya que originalmente estaban cubiertas sus caras con caliza de Tura, procedente de las canteras de Al Moqattam, lo que le daba un aspecto completamente liso.


Su interior se distribuye en varias cámaras y pasillos. La entrada actual no se trata de la original, sino del túnel que excavó en el 820 un califa de Bagdad, con la intención de encontrar en su interior los tesoros del faraón. Para lo único que sirvió su misión fue para hallar el pasillo original de la puerta de entrada, situada justo encima de la actual.


El pasillo excavado por el califa conduce directamente hasta la conocida cámara de la reina, aproximadamente a media altura de la pirámide. Desde aquí se pasa a lo que se llama la gran galería; con el pasillo más grande (se entra de pie). Este lleva directamente hasta la cámara del rey; la más grande, y en cuyo interior se halla un sarcófago de granito bastante deteriorado, en donde se cree que fue enterrada la momia del faraón Keops.


Aunque los pasillos están bien acondicionados, con agarraderas, rampas de madera y muy bien iluminados, la entrada en el interior de esta misteriosa pirámide no deja de ser peligrosa para aquellas personas que padezcan claustrofobia o problemas respiratorios, ya que en horas de mucho turismo, la carencia de oxígeno se hace notar.


Con esto solamente se ha descrito una milésima parte de lo qué es y ha sido esta pirámide a lo largo de los siglos; junto a sus enigmas y misterios, que la han convertido en uno de los monumentos más misteriosos de la tierra.


¿Cómo fue posible orientar con tanta precisión los lados de la pirámide, respecto a los cuatro puntos cardinales? Pero quizás el mayor enigma sería la forma de cortar, trasladar y colocar los bloques de piedra en la pirámide. Se cree que eran cortados y refinados en las cercanas canteras de Al Moqattam (al otro lado del río). Más tarde eran transportados a través de barcazas de madera por el río, hasta la orilla y después arrastrados en la arena del desierto, con cientos de hombres tirando de grandes cuerdas. Según Herodoto, para la colocación de los bloques se construyó una inmensa pendiente de arena que se iba incrementando a medida que la altura de la pendiente iba creciendo. También fue Herodoto quien dijo que la construcción se llevó a a cabo en veinte años, siendo empleados más de cien mil obreros.

 

El barco sagrado

En 1954, el arqueólogo egipcio Ahmad Yussuf descubrió en la cara sur de la pirámide una gran fosa excavada en el suelo, al igual que habían encontrado otras dos en el lado este. La fosa contenía un gran barco de madera desmontado en 1224 piezas.

En el mismo lugar del hallazgo se reconstruyó dicho barco, alcanzando unas dimensiones de 43 m de largo por 5 m de ancho.

Ahora el antiguo barco, utilizado por el faraón Keops para sus viajes hacia el Más Allá, se halla cubierto por una gran urna de cristal climatizada, lo que lo convierte en un bonito museo.

Frente al barco y sobre el lado este de la pirámide se hallan las llamadas pirámides satélite, pertenecientes a las reinas e hijos del faraón. Alrededor, también se pueden visitar otras tumbas de príncipes, soberanos y algunos sacerdotes, como las de Idu y Qar.

Plano de la Gran Pirámide de Keops

Monumentos Faraónicos - Plano de la Gran Pirámide de de Keops