egipto.es
Estás en: INICIO

Alrededores de El Cairo

  • Desde Gizeh a Saqqara
LA PIRÁMIDE DE NEFERIRKARE
Es la mayor de las tres pirámides. Las dimensiones de la base no han podido ser medidas con exactitud debido a su estado de conservación aunque, posiblemente, pudo haber medido unos 104 m. A la muerte del faraón Neferirkare, tanto la pirámide como el templo del valle se encontraron sin terminar, siendo aprovechados por Niuserre.

LA PIRÁMIDE DE NIUSERRE
Está emplazada al sureste de la pirámide de Neferirkare. La altura de la pirámide se calcula en unos 50 m, con una pendiente de 52° y unos 78,90 m de lado.

La única diferencia que tiene su construcción es la edificación del templo del valle en el lado sureste, al contrario que los demás, edificados en el lado este-oeste. Esto pudo haber sido consecuencia de la topografía del terreno, pero también es posible que se diseñara así para que la calzada de acceso, substraída a la de Neferirkare, no alcanzara la fachada del templo con un ángulo demasiado agudo.

LA PIRÁMIDE DE SAHURE
Emplazada hacia el norte, es la más alejada de las tres. Su altura original fue de unos 51,5 m, de los que solamente quedan 36 m. Tenía una pendiente de unos 50° 45’, y 78,75 m de lado. Se ha descubierto la mayor parte de la calzada que enlazaba con el templo del valle.

Es la única pirámide de Abusir que está abierta al público (algunas épocas).

LA MASTABA DE PTAHSHEPSES
Una de las mastabas más grandes del Imperio Antiguo, perteneció a un visir del faraón Niuserre, del que toma el nombre. El interés principal de esta mastaba se centra en una de las cámaras interiores, que muestra los capiteles lotiformes más antiguos encontrados hasta la fecha.


Alrededores de El Cairo



  • Saqqara. Pirámide de Zoser
Saqqara se halla situada a unos 30 km de El Cairo y tiene las siguientes dimensiones: 6 km de longitud por 1,5 km de ancho. Sin duda, Saqqara es conocida como el lugar donde se levanta la pirámide de Zoser o pirámide escalonada.

Se divide en emplazamiento norte y emplazamiento sur.

LA NECRÓPOLIS
La necrópolis de Saqqara, y en su mayor parte el emplazamiento norte, alberga la mayoría de las tumbas y monumentos funerarios de su vecina capital, Menfis.

LA COLUMNATA
En la parte superior de la carretera, una gran fachada de bloques de piedra (restaurada), indica la única puerta falsa accesible, de las catorce que contenía el muro de 10 m de alto y 544 x 277 m que rodeaba el recinto del faraón Zoser.

Tras la puerta, se alzan veinte columnas de 5 m de altura a ambos lados del pasillo, sobre las que descansaba un techo, debidamente tallado en forma de troncos de palmera.

LA PIRÁMIDE DE ZOSER
La llamada pirámide escalonada fue construida por el arquitecto Imhotep, por orden del faraón Zoser (III dinastía, 2635-2615 a. de C.). Este arquitecto le dio su forma de seis escalones, tras varios proyectos. El primero consistió en edificar el monumento funerario que hasta aquella época había existido, es decir, la mastaba. Posteriormente, y no se sabe por qué, se le añadió por los lados una capa de caliza de Tura. Más tarde, tras otros dos cambios, se decidió orientar el monumento hacia el noroeste, construir un templo funerario y añadir los dos últimos escalones, dando como resultado uno de los monumentos más grandes del mundo construidos en adobe.

La pirámide, que actualmente tiene unas medidas de 140 x 118 m y 60 m de altura, está cerrada al gran público debido al peligro existente de derrumbamiento. En su interior se halla la tumba del faraón, y el exterior está rodeado por varios edificios: patios, templo funerario y otras tumbas pertenecientes a los familiares del faraón.

Zoser no quiso ser menos que sus antecesores y se excavó su cámara funeraria a una profundidad de 28 m (en el subsuelo) y 7 m de ancho. Cerraba la cámara un bloque de 2 metros de longitud y 3 toneladas de peso.

Aparte de otras construcciones, Zoser fue el pionero de edificar el Serdab: edificio que guardaba la estatua del faraón. En 1924 se halló esta estatua, trasladándola al museo de El Cairo y construyendo en su lugar original una réplica exacta.

Alrededores de El Cairo



  • La Pirámide de Unas en Saqqara. Mastabas
LA PIRÁMIDE DE UNAS
En el lado suroccidental del emplazamiento de Saqqara, frente al lado sur de la pirámide de Zoser, se levantan los únicos vestigios de la pirámide de Unas, último faraón de la V dinastía.

Su pirámide tiene una peculiaridad, pues es en ella donde se encontraron los primeros «Textos de las pirámides».

Todas las cámaras y pasillos interiores se hallan grabados y pintados con grandes textos jeroglíficos. La primera de ellas fue descubierta en 1881 por Gaston Maspero, quien halló su interior vacío, al igual que en otras muchas pirámides.

Se calcula que tuvo unos 43 m de altura original. En su interior se halla un hermoso sarcófago de basalto.

En el exterior, a unos 150 m se encontraron dos fosas vacías, pertenecientes a los barcos solares.

ver un muro que resguarda la boca de entrada de un pozo de 25 m de profundidad, al que se accede mediante una escalera de caracol. En el interior se encontraron tres tumbas destinadas a los nobles Psamético, Dajenhebu y Pedeese.

El mayor interés recae en penetrar en su misterioso interior, donde se aprecia la astucia por parte de los soberanos, para acabar con el saqueo de sus tumbas. Para ello, una vez colocados los sarcófagos en su interior, se taponaba la boca del pozo mediante una gran losa de granito, rellenándolo posteriormente de arena para así simular el agujero.

Al oeste de la pirámide de Unas, se hallan los restos de la pirámide del faraón Sejem-Jet, quien se supone fue el sucesor de Zoser. Esta suposición se basa en el hallazgo del nombre de Imhotep en uno de los muros que rodea la pirámide.

Está incompleta, pues no llegó nunca a terminarse (7 m de altura). Fue descubierta por el egiptólogo egipcio M. Zakaria Ghoneim en 1950.

Al sur de la avenida cubierta de Unas se alza lo que fue el monasterio de San Jeremías. Todas las obras de arte que se encontraron en él se trasladaron al Museo de Arte Copto de El Cairo.

MASTABAS
Al norte y al sur de la pirámide de Unas aparecen varias mastabas, la mayoría pertenecientes a familiares del faraón Unas, así como a varios príncipes, princesas y otros soberanos de la VI dinastía. Destacan las mastabas de Nebet, Unas-Anj, Lynefert, Idut, Mehu, Nefer-Her-Ptah, Iru-Ka-Ptah, Horemheb y Maya. Estas dos últimas, además de ser las más interesantes, son las que se han descubierto más recientemente.


Alrededores de El Cairo



  • Al noreste de la pirámide de Zoser
LA PIRÁMIDE DE USERKAF
En dirección a la esquina nordeste de la pirámide de Zoser, se levantan los pocos restos visibles de la pirámide del primer faraón de la V dinastía. Tuvo una altura original de 49 m.

Actualmente es inaccesible, así como también lo es su templo mortuorio, en el cual se observa irregularidad, al estar ubicado en el lado sur de la pirámide.

LA PIRÁMIDE DE TETI
Un poco más al este de la anterior, se halla la también semidestruida pirámide del faraón Teti, fundador de la VI dinastía. Durante su bajada se pueden ver fragmentos de los llamados «Textos de las pirámides», gran parte arrancados en la Edad Media.

Durante las excavaciones de 1966 se descubrió una tumba de la XIX dinastía, que contenía un sarcófago vacío.

En el lado este se encuentra el templo mortuorio, y sobre el lado sur, su pirámide satélite, en un estado óptimo de conservación.

LA MASTABA DE MERERUKA
Es una de las más interesantes de Saqqara. Fue descubierta en 1893 por Morgan, quien la estudió. Mereruka fue un visir durante el reinado de Teti. La mastaba está dividida en 32 salas, pertenecientes al propio Mereruka, su esposa, la princesa Uatet-Jet-Hor y su hijo Meri-Teti. La mastaba ha sido objeto de una gran labor de restauración, sobre todo sus relieves, gracias a los cuales es la mastaba más estudiada de Saqqara. Entre muchas de sus escenas destaca una en la que se aprecian a unos hombres pescando con redes de arrastre manual sobre canoas de papiro. Otros relieves muestran a un hombre llevando ganado, dentro de diferentes imágenes que muestran la vida de los pastores. También es curioso la elaboración de gargantillas y collares por enanos paticortos (un motivo habitual en las tumbas egipcias durante el III milenio a. de C). Otras imágenes muestran hienas de aspecto feroz.

LA MASTABA DE KAGEMNI
Linda con la de Mereruka en la parte derecha. Kagemni fue ministro de justicia en la VI dinastía. Sus paredes más interesantes quizás sean las de la capilla. En ellas se han representado escenas de rituales y varios desfiles de ofrendas ante la momia.

Alrededores de El Cairo


  • Al noroeste de la pirámide de Zoser
LA MASTABA DE PTAH-HOTEP Y AJTI-HOTEP
Ptah-Hotep fue visir e inspector de las pirámides de la V dinastía. Muy pocos visires hicieron lo que Ptah-Hotep: construir una tumba para él y para su hijo. Junto con la de Mereruka, está considerada la mejor de Saqqara. Sus relieves muestran principalmente escenas de agricultura. Entre estas también destacan algunos individuos haciendo un inventario de vacas, ocas y patos, en una inspección de las pertenencias de la hacienda del visir Ptah-Hotep, alrededor del 2340 a. de C. También se muestra la elaboración de pequeños esquifes de papiro. Estas ligeras embarcaciones eran perfectas para los pastores que debían atravesar canales y para los cazadores que perseguían a sus presas en las marismas del Nilo. De estas marismas también se aprecian algunas imágenes de vida silvestre y gran variedad de aves que eran capturadas por hombres al acecho, mediante pequeñas redes que se cerraban cuando las aves se posaban para comer.

EL SERAPEUM
Auguste Mariette llegó a Egipto en octubre de 1850. Al ver unas esfinges en Alejandría, procedentes de Saqqara, recordó que tenían las mismas características que las que nombraba Estrabón en uno de sus pasajes, donde señalaba que una gran avenida de esfinges daba entrada al Serapeum.

Mariette supuso que podrían ser estas dichas esfinges. Comenzó las excavaciones en Saqqara, donde a los pocos meses descubrió una esfinge de las mismas características, confirmando que Estrabón estaba en lo cierto.

El 12 de noviembre de 1851 Mariette rompía la tapia sellada de una cámara de Ramsés II que daba acceso al ansiado Serapeum: lugar único y exclusivo de enterramiento de los toros sagrados Apis, consagrados al dios Ptah.

Estos animales sagrados se enterraban, uno, cada catorce años. Estaba prohibida la crianza de estos toros en exceso, pues debían tener unas cualidades especiales y ello provocó su extinción.

Al morir eran introducidos durante setenta días en baños de natrón, como si de una momia humana se tratase. Después eran enterrados en gigantescos sarcófagos de granito, calcita u otro material, en el interior del Serapeum.

El peso de dichos sarcófagos, visibles hoy en día, se calcula entre 70 y 75 toneladas.

Varios son los faraones que edificaron cámaras internas para enterrar toros sagrados a lo largo de los siglos: Ramsés II fue uno de los pioneros, con una cámara de 68 m de longitud.

En la XXVI dinastía se excavó otra galería de 198 m, siendo el buey Apis, que murió en el año 52 de Psammético I, el primero en ser enterrado en ella.

La XXX dinastía eclipsó el Serapeum con la construcción de nuevas galerías junto a la avenida de esfinges del exterior, por mandato de los faraones Nectanebo I y II.

LA MASTABA DE TI
Está situada al noroeste del Serapeum, en dirección a las pirámides de Abusir.

La construcción consta de un patio, una galería funeraria subterránea que le da el estilo de mastaba, y un pasillo estrecho en la parte derecha del patio de entrada, que llega hasta las cámaras interiores, bien decoradas.

La cámara subterránea carece de decoración y por tanto de interés, además de tener el acceso un poco complicado.

Lo más destacable es el pasillo y las cámaras del fondo, ricamente decoradas.

Entre los muchos títulos que se le da a este personaje de la V dinastía, destacan los de «único amigo del faraón», «jefe de los trabajos del rey, administrador de las pirámides», «supervisor de todo lo concerniente a la realeza», etc. Los relieves más interesantes se hallan en la llamada sala de las ofrendas, donde se puede ver al hijo de Ti, Demegi, elaborando la cerveza y el pan.

EL ANUBEION Y BUBASTEION
Un poco al noroeste y en pleno desierto. El primero alberga varias galerías de perros momificados, y el segundo de gatos, pájaros y monos. Ambos están dedicados al dios Anubis (dios de la momificación y de los muertos) y a la diosa Bastet.

Alrededores de El Cairo



  • De Menfis a Meidum
MENFIS
Apenas quedan restos de lo que fue la primera capital de Egipto. Su nombre sagrado era Haitkauptah, la Ciudad del Castillo de los Iguales a Ptah, posible nombre del que derivaron los griegos el de Aegyptos (Egipto).

De todas las capitales que hubo a lo largo de la historia egipcia, solamente Tebas pudo rivalizar con Menfis.

En ella levantaron las mejores residencias y templos los soberanos del país, pero hoy en día no queda nada de lo que fue la capital del Nomo I del Bajo Egipto.

Según parece, su fundador fue Narmer (I dinastía), consagrando la capital al dios Ptah, al que le edificó su templo Hat-Ra-Ptah.

Menfis empezó a desvanecerse como capital al principio del Período Intermedio, pero aguantó como una gran ciudad comercial hasta la llegada de los árabes, quienes la asolaron definitivamente.

El actual recinto de Menfis, es todo lo que queda de la antigua capital. Aquí se puede visitar un hermoso coloso de Ramsés II tumbado, descubierto en 1820 junto al que se halla en la plaza de Ramsis en El Cairo. El coloso, de 10,30 m de alto, está en el interior de una estructura moderna, rodeado de varias estatuas también pertenecientes a Ramsés II.

En el centro del patio, rodeada de otras estatuas, se levanta una hermosa esfinge de alabastro descubierta en 1912. No se sabe a ciencia cierta a quien representa, pero se cree que junto con otra esfinge gemela, era la guardiana del templo de Ptah.

Alrededores de El Cairo


  • Saqqara Sur. Pirámide de Pepi I. Pirámide de Merenre. Pirámide de Isesi. Pirámide de Pepi II
LA PIRÁMIDE DE PEPI I
Esta pirámide de la VI dinastía se reduce en la actualidad a un montón de escombros. Tanto en sus dimensiones externas como en la distribución y medidas de las habitaciones interiores, esta pirámide era una copia casi exacta de la de Teti. Pero su principal particularidad era que todas sus paredes internas estaban cubiertas por los «Textos de las Pirámides», escritos con jeroglíficos verdes sobre calcárea blanca.

LA PIRÁMIDE DE MERENRE
Exactamente igual a la anterior, incluso su altura original fue de 52,5 m. Desde que Maspero entró en su interior para leer los famosos «Textos de las Pirámides», nadie había vuelto a entrar hasta los años setenta del siglo XX, cuando la Misión Francesa en Saqqara excavó y restauró el complejo funerario (1971-1982). Dentro de la cámara funeraria se halla intacto el sarcófago del faraón. En su interior Maspero halló una momia que posiblemente se trate del propio Merenre; ahora se encuentra en el museo de El Cairo.

LA PIRÁMIDE DE ISESI
El faraón Isesi perteneció a la V dinastía. A su pirámide los árabes le han puesto el sobrenombre de El Shauwaf, (la Pirámide del Centinela). Parece ser que la pirámide tuvo una base de 78,75 m y una pendiente de 52°.

LA MASTABA FARAUN
Mastaba en forma de sarcófago, perteneciente al complejo funerario del faraón Shepseskaf, último de la IV dinastía.La mastaba fue investigada por primera vez en 1843, por Lepsius, y en 1858 por Mariette. Se cree que cuando se terminó podría tener unas dimensiones de 108 m por 78 m, aunque en la actualidad no tiene más que 99,6 por 74,40 m. Sus muros tenían una inclinación de unos 70°, con una altura superior a los 18 m.

LA PIRÁMIDE DE PEPI II
Su ligero aislamiento del río y el estar apartada en el desierto, han facilitado que fuera desmantelada cuando se necesitaban piedras en la Edad Media, para la construcción de El Cairo. La pirámide se localiza al noroeste de la Mastaba Faraun, al lado de su templo funerario, descubierto en 1936. Sus dimensiones alcanzan los 110 codos de altura por 150 en la base, y una pendiente de 53° 13’. Su interior todavía conserva algunos «Textos de las Pirámides».

Al noroeste se hallan las llamadas pirámides satélite, pertenecientes a las esposas del faraón. Destacan las de Neit, Ipu II y Wedjebten; todas con textos en su interior.

LAS PIRÁMIDES DE JENJER Y DEL SUR
Se hallan a un kilómetro al sur de la Mastaba Faraun. La de menor tamaño fue destinada a Jenjer (XIII dinastía), y fue construida, la mayor parte, en ladrillo. Solamente se conservan en buen estado los corredores interiores del lado oeste, los cuales conducen directamente a una cámara excavada en un monolito, que hace a la vez de sarcófago. Su altura original osciló entre los 37 y 40 m.

La otra pirámide nombrada anteriormente, se halla justo al lado de la precedente. Se la denomina «pirámide del sur», pues no se conoce a su propietario. Probablemente perteneció a la XII dinastía. En la actualidad solo se aprecian un montón de cascotes.

Alrededores de El Cairo



  • Dahshur: Pirámides de Dahshur, Pirámide de Sesostris III, Pirámide de Amenemhat II
LA PIRÁMIDE DE SESOSTRIS III
Sesostris III (XII dinastía) mandó construir esta pirámide en ladrillo y con unas dimensiones de 78 m de altura, de los cuales solamente quedan 30 m, teniendo una anchura de 105 m y una pendiente de 56°. Cabe destacar que, al contrario que la mayoría de las pirámides que tienen la entrada en el lado norte, en esta pirámide se halla en la cara occidental.

Su exterior estuvo revestido de caliza de Tura. Próximo a la pirámide, De Morgan realizó un extraordinario descubrimiento de seis barcos, parecidos al encontrado en la pirámide de Keops (Giza), y que actualmente siguen en sus fosas.

Cerca se hallan las mastabas de las hijas de Sesostris III: Ment y Sentsenebtisi.


LA PIRÁMIDE DE AMENEMHAT II
Al sur de la pirámide de Sesostris III se han encontrado las ruinas de la pirámide de Amenemhat II, hijo de Senusert I. Conocida como la Pirámide Blanca, está muy dañada, lo que imposibilita conocer la altura original. La entrada es inaccesible, aunque esta se sitúa en el centro de la cara norte.

En el lado oeste se hallan las tumbas de las hijas del faraón, en las cuales se encontraron varias joyas y dos coronas, actualmente se encuentran en el museo de El Cairo. Las tumbas pertenecen a: Iti, Khnemt, Itiwert y Sitmerhut.

LA PIRÁMIDE DE AMENEMHAT III
Más al sur de la de Amenemhat II se encuentra la de Amenemhat III (XII dinastía), conocida como la Pirámide Negra. Seguramente así denominada por su piramidión de granito negro (museo de El Cairo). Se cree que su altura estuvo cerca de los 81 m y que se trataba de una pirámide escalonada con una pendiente de 59° en la base y de 55° en la parte superior. La pirámide está construida en ladrillo, pero debido al saqueo de su revestimiento de caliza, junto a la erosión, en la actualidad solamente se conserva parte de su núcleo interno. La entrada se halla en la cara este, no muy lejos de la esquina sur. Amenemhat III se hizo construir dos sepulcros, este y otro en Hawara. Se cree que cinco miembros de la familia real se enterraron en esta pirámide.

LA PIRÁMIDE ROMBOIDAL
Al oeste de la anterior, se halla una de las tres pirámides atribuidas al primer faraón de la IV dinastía, Snefru (padre de Keops). Muchos son los nombres con los que se conoce a esta pirámide, entre ellos: pirámide romboidal, inclinada, falsa o mentirosa. Debe su nombre a su forma, pues no sigue el molde característico de una pirámide normal. Aproximadamente a mitad de altura, cambia de 54° 31’ de inclinación, a 43° 21’.

Varias teorías se han dado respecto a este cambio, entre ellas, un posible fallecimiento inesperado del faraón o un intencionado ahorro de materiales.

Los lados de la base miden 188,6 m por 101,5 m de alto. La altura original hubiera podido llegar a los 128 m, de los cuales se conservan 105 m.

El revestimiento exterior de caliza de Tura, es el mejor conservado de todas las pirámides de Egipto. Posee una característica única con respecto a cualquier otra pirámide: tiene dos entradas, una en la cara norte y otra en la oeste.

La entrada norte se sitúa a unos 12 m del suelo y de ella sale un pasillo de 74 m de longitud y una inclinación de 25° 24’ y 80 cm de altura. El pasillo desemboca en una cámara abovedada de 12,5 m de altura y 5 m de larga. La otra entrada de la cara oeste, se halla a 50 m de altura, de la cual parte un pasillo de 64 m de longitud, que lleva hasta otra cámara, apuntalada con vigas de cedro en su parte baja.

En 1946, cuando A. Hussein entró en la pirámide, halló el nombre de Snefru en un bloque de la cámara superior y, aparte, encontró varias cuerdas y cestas.

LA PIRÁMIDE ROJA
También pertenece al faraón Snefru (IV dinastía), y está situada 2 km al norte de la Pirámide Romboidal. Su forma es más achatada que la de las otras pirámides, debido a que no tiene la inclinación normal de 52°, sino de 43° 36’.

Su anchura en la base es de 213 m, teniendo una altura de 99 m. La entrada se encuentra en la cara norte, a 28,20 m de altura y de ella parte un pasillo de 27° de inclinación, que llega hasta dos cámaras completamente iguales, con 9,5 x 3,5 m cada una.

Desde la segunda cámara se puede acceder a la sala mortuoria, de 9,5 x 4 m, teniendo una bóveda a 15 m de altura. Aquí, los saqueadores de la antigüedad excavaron el suelo, hasta una profundidad de casi 4 m, de ahí el agujero que se ve. Parece ser que el sarcófago del faraón pudo estar incrustado en el suelo y que los ladrones destrozaran ambos para poder tener acceso a las supuestas riquezas de su interior.

Se piensa que esta pirámide perteneció a Snefru por un bloque encontrado en la esquina noroeste, con una inscripción roja en la que está escrito el nombre de «Horus Nebmaet».

Se denominó Pirámide Roja, por el color rojo de la caliza que se empleó para su construcción.

Debido a la gran pendiente de su pasillo es bastante incómoda la bajada. En su interior y en el techo del último pasillo, se aprecian algunos grabados de los nombres de varios viajeros de la antigüedad, como Sir Richard Burton.

Alrededores de El Cairo



  • El Fayum: Pirámide de Meidum
Sin duda, es la visita más interesante de toda la zona de El Fayum, ya que se trata de una de las pirámides más raras. Los árabes la llaman Haram El Kaddab, la pirámide falsa o mentirosa.

LA PIRÁMIDE DE MEIDUM
Su constructor fue Snefru (IV dinastía), quien la comenzó a levantar siguiendo dos planes. El primero consistía en una superposición de mastabas, al igual que la pirámide de Zoser en Saqqara (la forma actual es el resultado de la edificación de los siete primeros escalones). Después se pensó cambiar su forma edificando ocho escalones, rellenados de caliza de Tura, lo que le darían el aspecto de una pirámide normal. Pero al haber alisado los bloques del primer plan no pudieron asentarse firmemente los del segundo proyecto, derrumbándose y adquiriendo la forma que podemos ver actualmente.

La entrada se halla en la cara norte, a 18 m de altura. De aquí parte un pasillo descendente de 28° 58’, 60 m de longitud, 1,5 m de altura y 0,85 m de ancho. Un último canal vertical de 6 x 2,60 m conduce a la cámara funeraria.

Las paredes no fueron terminadas de pulir y no se halló ningún sarcófago en el interior de esta cámara, cuando entró por primera vez, Gaston Maspero en 1822.

No hay nada que indique a quien perteneció esta pirámide, solamente un grabado de la IV dinastía encontrado en el templo, sobre la cara este, donde señala que fue construida por Snefru (padre de Keops).

Al noroeste de la pirámide se hallan otras mastabas pertenecientes a la IV dinastía. Entre las más importantes se halla la de Nefermaat, esposa de Itet, donde se hallaron las mundialmente conocidas pinturas de las «Ocas de Meidum», (museo de El Cairo, sala 32, planta baja).