egipto.es

Compras por Egipto

Se puede empezar por los souvenirs característicos del Antiguo Egipto; estatuillas, pirámides, escarabajos, etc., los típicos papiros (representaciones imitadas de los auténticos), en los que los faraones reflejaban sus creencias.

La joyería también destaca como principal punto de atención para llevarse un bello recuerdo del Antiguo Egipto, especialmente si se compra el inconfundible cartucho, donde cada uno se graba su nombre en lengua jeroglífica.

Se pueden encontrar gran variedad de prendas de piel, a veces no de tan buena calidad como en occidente, pero con un precio inferior.

Las alfombras y tapices, fabricados la mayoría de las veces por niños, cuestan menos que en Europa.

No merece la pena comprar equipos electrónicos y de fotografía. Muy pocos comercios están especializados y, los pocos existentes tienen precios desorbitados, debido a la importación de los productos.

Respecto a las antigüedades, está totalmente prohibido sacarlas del país; es prácticamente imposible conseguir piezas originales. Como principales artículos del ambiente egipcio se pueden mencionar; las shishas y las galabeyas. Las primeras consisten en una pipa de agua en la que el tabaco es filtrado. La galabeya es el vestido por excelencia del egipcio, tanto para el hombre como para la mujer.

No hay que olvidarse de los perfumes, con nombres tan exóticos como; Sueños de Cleopatra, La reina del Nilo, etc. A esto se añade el khol, sustancia que usan las mujeres para maquillarse los ojos; una de las pocas cosas que todavía proviene de los antiguos faraones.



Dónde comprar

La mayor parte de los objetos y productos mencionados se pueden encontrar en los grandes bazares turísticos, en los que es costumbre regatear todo lo que uno pueda.

Existen otros comercios (en todas las ciudades), propiedad del estado, como los grandes almacenes (nunca comparables con los occidentales).Por otra parte y especialmente en El Cairo, las calles del centro están salpicadas de comercios, en los que se pueden encontrar todo tipo de artículos, como zapatos, ropa, joyerías, etc.

Para el viajero no existe ningún tipo de impuesto en cuanto a la compra de artículos, contrariamente a los servicios de restaurantes y hoteles en los que se suele cargar un tanto por ciento del servicio, otro tanto por tasas de hotel y en algunos lugares, un porcentaje por impuesto de la ciudad.