egipto.es

Deir el Medina

            A 1 km al sur del Valle de las Reinas se encuentra la aldea donde se alojaban los artistas y artesanos encargados de construir las tumbas reales del Valle de los Reyes.

            El nombre de Deir El Medina significa en árabe «el monasterio de la ciudad». Esto fue debido al templo que se encuentra en la zona. Data del período ptolemáico y estaba consagrado a la diosa Hathor, posteriormente fue transformado en monasterio durante la época copta.

           La Tumba de Sennedjem: está decorada con escenas agrícolas. Sennedjem fue «Servidor en el lugar de la Verdad», o lo que es lo mismo, funcionario en la necrópolis real (dinastía XIX). En la bóveda se puede ver a la diosa Nut alimentando a Sennedjem y a la esposa de éste. En otra imagen se observa a Sennedjem mostrando las ofrendas al dios Osiris. También llama la atención una imagen en la que Sennedjem aparece segando el trigo con una hoz de mango de madera y hoja de sílex. Detrás de él su esposa recoge las espigas.

          La tumba se encontró intacta en 1886, con un completo ajuar funerario.

            La Tumba de Inherjau: jefe del laboratorio del faraón Ramsés IV (XX dinastía) y capataz del Señor de las Dos Tierras en el Lugar de la Verdad. Dado que representó un papel bastante importante en la corte, la decoración de su tumba es muy rica y refinada. En una de las pinturas, un arpista ciego entretiene al dueño de la tumba y a su mujer. En la parte de arriba de la misma escena, un gato con orejas de conejo (el gato de Heliópolis) mata a la serpiente Apogei, demonio de las tinieblas, que cada noche y cada mañana ataca a la barca solar, terminando rechazado y vencido. Otra escena muestra a Horus, el dios con cabeza de halcón, reanimando a la momia del propietario de la tumba.

            La Tumba de Pashedu: fue «servidor en el Lugar de la Verdad» durante el reinado de Seti I. Algunas pinturas muestran a los padres, hermanos e hijos de Pashedu, presentando sus respetos al desaparecido. La imagen más conocida de ésta tumba se encuentra en la pared oriental, junto a la puerta de entrada. En ésta se halla el difunto bebiendo en un pequeño pilono bajo una palmera. Estas imágenes fueron pintadas por encargo de Pashedu antes de su muerte.

            La Tumba de Ipui: fue un escultor en el reinado de Ramsés II (dinastía XIX). En una escena de la tumba se muestra a un pescador de pie en la popa de su barca, mientras que recoge las redes cargadas de peces.

            Arinefer: en esta tumba destacan las pinturas del techo, donde aparecen cinco divinidades bajo el disco solar y las estrellas, vigilando el sarcófago del difunto.

            El Templo en el lado nordeste de la ciudad, los ptolomeos levantaron un templo en honor de la diosa de la necrópolis Hathor y Maat, así como a Amenhotep, hijo de Hapu y a Imhotep. Como ya mencionamos el templo fue transformado en monasterio durante la época copta. Fue edificado durante el reinado de Ptolomeo IV Filopátor y Ptolomeo VI Filométor. Su forma arquitectónica es sencilla y destaca una pequeña sala hipóstila con dos columnas y un vestíbulo decorado con escenas de Ptolomeo VI adorando a diferentes dioses. Los bajorrelieves de las tres capillas situadas detrás del vestíbulo representan escenas de sacrificios ofrecidos a los dioses.

            Si la puerta de entrada está cerrada, pedid que os la abran, pues su visita ya va incluida en el precio de la entrada; la mayoría de las veces el guarda, por no molestarse en abrir, dice que no se puede visitar.