egipto.es

Templo de Seti I

Una vez terminada la visita a Deir El Bahari, podéis seguir hacia el templo de Seti I, situado en Gurnah. Al regresar de Deir El Bahari, volved a tomar el camino central, después seguid hasta el primer cruce para continuar por el camino de la derecha. Es muy difícil de ver, ya que está rodeado por una muralla de adobe. De todas formas no es muy interesante, pues apenas queda prácticamente nada importante. Los viajeros del siglo XIX lo conocían como «el templo de Gurnah», pero los habitantes de la zona lo llaman «Qasr El Rubaiq», y los antiguos egipcios lo denominaban «Glorioso Seti al Oeste de Tebas».

La construcción del templo data de la época de Seti I, padre de Ramsés II, quien se ocupó más tarde de la finalización de las obras. Estuvo consagrado al dios Amón-Ra y a Ramsés I.

Actualmente sólo se conserva la sala hipóstila, el santuario y, como principal punto de interés, su fachada, con un pórtico sostenido por nueve columnas papiriformes. La parte inferior de las columnas del pórtico están decoradas con imágenes de una procesión del dios Nilo. Los magníficos bajorrelieves del templo tienen el estilo característico de la XVIII dinastía.

Debido a su emplazamiento, éste templo se utilizaba como primera parada en las procesiones de la Bella Fiesta del Valle.

La Casa de Howard Carter

Finalizada la visita al templo anterior, podéis ir a ver lo que fue la residencia del arqueólogo Howard Carter, artífice del descubrimiento de la tumba de Tutankhamon. Para llegar hasta ella, tomad el camino que sale del templo de Seti I y que conduce directamente al Valle de los Reyes. En cuanto hayáis recorrido unos metros, veréis, a la derecha, una casa sobre la colina. Es muy fácil de distinguir, ya que tiene una cúpula en la parte superior. La verdad es que no presenta gran interés, salvo la panorámica y las magníficas puestas de sol sobre el Nilo. No obstante, está prevista convertirla en un museo dedicado a Carter y sus descubrimientos en el Valle de los Reyes.