egipto.es
Estás en: INICIO | Alto Egipto | Edfo

Edfo

             Se trata de otra de las ciudades situadas en la orilla izquierda del río, a unos 107 km de Lúxor, 57 de Esna y 106 km de Asuán.

            Fue la capital del nomo II del Alto Egipto. Era conocida por los egipcios como Dyeb y por los griegos y romanos, como Apolinópolis Magna.

            Al parecer, Edfu jugó un importante papel en la historia mítica del país. En el Imperio Antiguo se constituyó como «Guardiana de la Puerta de Elefantina». Posteriormente, a lo largo del Primer Período Intermedio y durante el reinado de su monarca Anjtifi, la ciudad se transformó en el rival de Coptos y de Tebas, que se unieron para derrotar a su adversaria.

            El Templo: indiscutiblemente el mejor conservado, y uno de los más bonitos del país. En el año 237 a. de C., Ptolomeo III Evergetes I empezó la construcción del mismo, que no se finalizaría hasta el año 57 a. de C. La parte interna se terminó por el año 212 a. de C., con Ptolomeo IV Filopator. La decoración corrió a cargo, en el año 142 a. de C., aproximadamente, de Ptolomeo VIII Evergetes II. Tiene unas dimensiones de 137 m de largo por 79 m de ancho. Los pilonos tienen una altura de 36 m en los extremos.

            Las inscripciones de las paredes exteriores, escritas en franjas horizontales hacen referencia a ciertos detalles de la construcción. La sala hipóstila exterior se edificó por separado, siendo terminada en el año 124 a. de C., también por Ptolomeo VIII Evergetes II. Las obras permanecieron paralizadas durante unos 20 años a causa de los disturbios que se produjeron en el Alto Egipto durante los reinados de Ptolomeo IV y Ptolomeo V Epífanes.

            El templo estuvo consagrado al dios solar Horus (el halcón), aunque también lo estuvo a la diosa Hathor de Dendera y Harsontus. En la época griega Horus fue identificado con Apolo, dios del sol. De esta manera Edfu se conoció con el nombre de Apolinópolis o ciudad de Apolo.

            Nada más entrar, lo primero que salta a la vista es una estatua del dios Horus en granito negro, de casi dos metros de altura, portador de la doble corona del Alto y Bajo Egipto, custodiando la entrada al templo. Al lado, se puede ver otra figura igual aunque partida en el suelo. Este patio es el único espacioso que ha quedado en todo el templo. Algunos de los capiteles de las columnas son pareados mientras que los demás tienen formas muy diferentes, al igual que otras construcciones de la época.

            En la pared exterior, a la izquierda del santuario, se puede ver una de las escenas más importantes del templo, se trata de la victoria de Horus sobre Set (su tío) vengándose por la muerte de su padre Osiris.

            Alrededor del santuario descubriréis toda una serie de cámaras, corredores, escaleras e incluso un nilómetro, en la parte derecha. En una de las cámaras del santuario se puede ver una de las barcas sagradas que había en el templo. Fue reconstruida por el arqueólogo Auguste Mariette.

            Al igual que otros templos de la época tardía, el de Edfu perdió todo su mobiliario y parte de las estatuas al quedar fuera de uso. Unas escaleras dan acceso a lo que fueron las terrazas del templo, donde cada año se exponían al sol las esculturas sagradas, que era la forma de regenerar su vida, con los rayos de Ra. Éste acontecimiento tenía lugar coincidiendo con el año nuevo, que correspondía con la bajada de las aguas del Nilo. Además de ésta, se celebraba otra fiesta que tenía gran renombre en el templo. Se trataba de la visita de la diosa Hathor a su marido Horus. Los sacerdotes de la diosa llegaban hasta Edfu desde el templo de Dendera, formando grandes procesiones. Una vez aquí, acompañaban la estatua de Hathor hasta el santuario, para después hacer los ritos propios de la fiesta.

            Antiguamente se podía subir a los pilonos, pero ahora no está permitido. Aunque todo hay que decirlo, no todo el mundo está dispuesto a subir 242 escalones.

            El Mammisi (casa en la que nacen los hijos de los dioses) está situado en la explanada anterior a la entrada del templo. Fue levantado por Ptolomeo VIII, decorado por Ptolomeo IX y Soter II. En los pilares del pórtico se aprecian los diferentes tipos de capiteles. La mayoría de los relieves muestran el nacimiento de Horus. Los cristianos utilizaron éste recinto como iglesia.

            Para visitar el templo se paga entrada.