egipto.es
Estás en: INICIO | Alto Egipto | Asuán

Asuán

             Junto con Lúxor, Asuán es la ciudad más importante del Alto Egipto. Se halla situada a unos 885 km al sur de El Cairo y 213 km de Lúxor, en la orilla derecha del río, cerca de la primera catarata del Nilo. Asuán es además, parada oficial de los cruceros turísticos que van desde Lúxor - Asuán o viceversa, incluso los que salen desde El Cairo.

            Capital de la provincia del mismo nombre, tiene una población cercana al millón de personas. Actualmente es punto obligatorio de visita para el turista, que suele demorarse de dos a tres días. Asuán no comenzó a ser conocida mundialmente hasta principios de los años sesenta, gracias a la construcción de la Alta Presa, lo que ocasionó una llegada masiva de ingenieros, arquitectos y trabajadores que contribuyeron al progreso de la ciudad.

            La historia de Asuán se remonta hacia principios del Antiguo Imperio (2575-2143 a. de C.), cuando el pueblo de Asuán no se conocía como tal. La ciudad de Swenet (mercado), como se llamaba en egipcio antiguo, fue el principal centro de intercambio de productos como especias, ébano, marfil, etc., sirviendo de paso prácticamente obligado del tráfico fluvial que comunicaba Egipto con Nubia, así como a las caravanas que llegaban por el desierto. También era conocida por ser el lugar de donde se extraía el granito para la construcción de obeliscos, estatuas, etc. Las rocas de las canteras llevan inscripciones de los jefes de las expediciones a Nubia. Los gobernadores y exploradores de la zona (V dinastía), se enterraron en el acantilado occidental, pero la historia de Asuán se centra en su isla, más conocida como Elefantina, donde se concentraba el núcleo de la ciudad.

 

Eratóstenes y su teoría

 

            Cuenta la historia que el matemático, astrónomo, geógrafo, filósofo y poeta griego, Eratóstenes (284 - 192 a de C.), fue quien realizó las primeras mediciones de la circunferencia de la tierra. Para ello se fijo en que en la ciudad de Syene (actual Asuán), el 21 de junio por la tarde, los rayos del sol penetraban verticalmente en un pozo, sin hacer ningún tipo de sombra en sus paredes. Esto le hacía pensar que el sol se hallaba en la dirección vertical del pozo, mientras que en Alejandría, donde él se encontraba, los rayos solares daban, ese mismo día y a esa misma hora una sombra. De éste modo pensó que podría calcular la circunferencia de la tierra si logrará saber el ángulo que formaban los rayos del sol al mediodía en la misma fecha en la ciudad de Alejandría, que se encontraba al norte de Syene y prácticamente en el mismo meridiano.

            Los cálculos de Eratóstenes probaron que los rayos se desviaban de la vertical, un ángulo de 7’ 2°, lo que equivale aproximadamente a una cincuentava parte de los 360° que tiene una circunferencia. Debido a que los rayos solares en Alejandría eran paralelos a los de Syene, la diferencia de 7’ 2° mostraba que la superficie de la Tierra se curvaba en el espacio que había entre ambas ciudades. Así, lo único que le faltaba a éste astrónomo era conocer la distancia que separaba Syene de Alejandría. Para ello calculó el tiempo que tardaban los camellos en recorrer esta distancia, que era de unos 50 días. Su resultado (en medidas actuales) fue de 46.250 km, cifras que sobrepasan en un 16% el valor real.

            Eratóstenes se equivocó en algunos puntos, ya que Alejandría y Syene no se hallan sobre el mismo meridiano, ni el Sol pasaba exactamente por la vertical de Syene al mediodía del 21 de junio, ni la Tierra tiene forma esférica. Pero de lo que no hay duda es que se convirtió en la primera persona que midió con precisión el tamaño de la Tierra.