egipto.es

Bases de la gramática

La principal característica de la escritura jeroglífica radica en la carencia de vocales. El significado de la palabra se determina por una sucesión de conceptos.

Las vocales solamente se utilizaban para resaltar las formas gramaticales, por ello todo el que supiera el idioma podía prever las vocales precisas con relación a cada texto.

La escritura jeroglífica estaba compuesta por más de 800 signos procedentes del contorno de lo humano: animales, naturaleza, instrumentos de artesanía, música, agricultura, joyas, insignias y coronas.

Durante la primera época se representan los pensamientos mediante la forma de su imagen. Por ejemplo, el sol con la forma de su imagen. A estos caracteres jeroglíficos se les conoce como ideogramas (signos figurativos), distinguiéndose de los fonogramas (signos fonéticos) por la aparición de una raya vertical.

A todo esto hay que añadir el valor fonético del idioma. Por lo que hay que saber que cada signo, además de representar a un ser vivo o un objeto tenía un valor de una o más consonantes, (hasta cuatro).

Sin la utilización de la segunda consonante débil se pudo crear un alfabeto de 24 consonantes de las que se componía el idioma antiguo, pero dada su gran veneración hacia esta escritura, los egipcios no se contentaron con dejar un idioma tan simplificado y a medida que fue transcurriendo el tiempo, se fueron introduciendo nuevos símbolos equivalentes a una misma consonante utilizados a menudo para la terminación de grupos de jeroglíficos compuestos de diferentes consonantes. Si al escribir un párrafo al autor se le había olvidado, por ejemplo, el signo «m», escribía otro cuyo significado era el mismo aunque su forma fuera diferente e incluso carecía de importancia su colocación en la palabra. Igual se podía poner al principio de la misma o al final, por lo que dificultaba notablemente una lectura completamente correcta. A estos se les denominaron determinativos y su objetivo era ayudar a la interpretación. Fueron los últimos elementos que se inventaron a lo largo de toda la historia egipcia. Por ejemplo, cualquier acto que equivaliera a la fuerza se representaba con un brazo golpeando; para el agua son tres líneas curvas, al igual que para la consonante «m».

Este sistema de escritura carecía de reglas ortográficas. Todo texto que tuviese una gran presentación artística se consideraba perfecto.

Otro punto vital para poder leer correctamente su escritura era saber su orientación, pues la escritura jeroglífica se escribía de derecha a izquierda, de izquierda a derecha, horizontal o verticalmente y de arriba abajo

Fijándonos un poco nos daremos cuenta de que en todos, o en la mayoría de los textos, existen seres animados, bien sean animales o personas. Sabremos el inicio de cada frase empezando por el lado a donde está dirigida su mirada.