egipto.es

El templo de Kalabsha

Fue el primer templo que se cambió de sitio al construirse la gran presa de Asuán y, de alguna manera, se podría decir que sirvió de prueba para los sucesivos traslados, como los de Abu Simbel y otros. Todo el proyecto de desmantelamiento y reconstrucción fue llevado a cabo por la República Federal de Alemania entre 1961 y 1963.

Su emplazamiento original se hallaba a unos 50 km al sur de la antigua ciudad de Talmis, hoy sumergida bajo las aguas.

Data del reinado de Augusto, aunque durante la época de los Ptolomeos fue restaurado. Se cree que fue levantado sobre los restos de un templo de la XVIII dinastía. Después de los templos de Ramsés II en Abu Simbel, es el templo nubio más grande. Este, al igual que otros muchos, sirvió de iglesia durante la época copta.

El templo estuvo dedicado a Mandulis, dios del sol de la Baja Nubia, comparado con Horus y asociado con Osiris e Isis. Aquí está representado con forma humana, con una corona de cuernos de carnero, cobras, plumas y el disco solar.

El templo presenta un gran pilono seguido por un patio abierto, una sala hipóstila, y algunos vestíbulos que preceden al santuario. El patio abierto estaba rodeado por catorce columnas al norte, este y sur, pero solamente las columnas de los lados norte y sur se mantienen en pie desde su origen. A ambos lados del pilono, unas escaleras conducen a lo alto, desde donde hay una bonita panorámica. La primera escena de la pared derecha del pórtico muestra al rey ante Mandulis e Isis. Aquí hay una inscripción en griego del gobernador de Ombos y Elefantina, Aurelius Besarion (248 d. de C.), donde ordena limpiar el templo de cerdos.

La sala hipóstila tiene ocho columnas con capiteles florales, aunque bastante dañados. El techo del santuario y los dos vestíbulos han sido reconstruidos para proteger los relieves de las paredes.

Detrás del templo y al suroeste, hay una capilla que con una pequeña cámara excavada en la roca y rodeada por un patio de pilares de granito y pinturas en las paredes. Solamente el pórtico de la cámara está decorado y tiene relieves de un faraón sin identificar, que hace ofrendas al dios nubio Dedwen.

Al noroeste del pilono del templo hay una pequeña e inacabada capilla del período ptolemaico del reinado de Ptolomeo IX. El exterior de la capilla está sin decorar, pero los relieves del interior muestran al rey haciendo ofrendas a la tríada de Elefantina, Khunm, Satis y Anubis, a lo que se añaden Mandulis, Wadjet, Osiris, Isis y Horus.

En el lado norte del templo se puede ver una estela en granito perteneciente a Psamético II, en la que recuerda su fructífera campaña nubia en el 593 a. de C.

Al sur del templo también se aprecian los cuatro trozos una estela arrancada de la roca, perteneciente a Seti I y que se encontraba en la fortaleza de Qasr Ibrim.