egipto.es

El templo de Beit el Wali

Su asentamiento original estaba situado unos 200 m al norte del templo de Kalabsha. En la actualidad se encuentra detrás de este templo, excavado en una pequeña colina, a la que se accede por un camino. Ramsés II lo dedicó al dios Amón Ra. Se componía de un patio abierto, una sala hipóstila y un santuario. En el período cristiano, el patio fue convertido en iglesia y cubierto con una bóveda de ladrillos de barro, formando tres naves (actualmente, no queda nada de las bóvedas). En las paredes del patio hay escenas históricas que representan las victorias del rey sobre la gente del sur. Algunas de estas escenas fueron trasladadas al Museo Británico. Otras imágenes muestran al rey en su carro, acompañado de sus hijos luchando con nubios, sirios y libios.

Beit El Wali significa la «Casa del Hombre Sagrado», lo que nos hace pensar que el lugar también se convirtió en ermita durante la época copta. El templo presenta una pared de adobe, un pequeño patio, un vestíbulo con dos columnas y un santuario.