egipto.es

El Sebua, El Dakka y Maharraka

 
  • Nueva Sebua

A este lugar se trasladaron tres templos: Wadi El Sebua, El Dakka y El Maharraqa.

Wadi El Sebua: su emplazamiento original se hallaba a unos 158 km al sur de Asuán. En El Sebua había dos templos. El más antiguo fue construido por Amenofis III y constaba de un pilono de ladrillo, un patio y una sala decorada. Primeramente estuvo dedicado a Horus y más tarde a Amón.

Ramsés II amplió y restauró el templo con la edificación del pilono frontal. El otro templo (el grande) fue el tercero que construyó Ramsés II en Nubia y lo hizo a 150 m del de Amenofis III. Hay varios restos arqueológicos pertenecientes al virrey de Kush, Setah, que revelan que este templo se elevó entre los años 35 y 50 del reinado de Ramsés II.

Parte de este templo está cortado de la roca, y estuvo dedicado al culto de Amón y Ra-Harajte.

Una avenida de esfinges, conocida como avenida de los leones, lleva al pilono, que forma la entrada real de Ramsés II. Actualmente solo queda una de ellas completa. Los relieves de las fachadas de los pilonos están muy deteriorados. Estos representan al rey sacrificando a sus enemigos delante de los dioses del templo.

Dentro del edificio el rey hace ofrendas a los principales dioses de Egipto. En el medio Ramsés II se muestra a él mismo. En el lado oeste del vestíbulo (unido al patio y a la sala hipóstila) hay tres capillas abiertas. Sobre la pared derecha el rey ofrece flores al barco sagrado de Harajte, mientras que a la izquierda, él está sacrificando el barco de Amón, decorado con cabeza de carnero.

Encima de la parte final del santuario, está el barco solar con la cabeza del escarabajo Ra-Harajte. Debajo hay un nicho en el que se pueden ver vestigios de tres estatuas que posiblemente representen a Amón, Ramsés II y Ra-Harajte.

Como otros templos del Antiguo Egipto, el de El Sebua, fue convertido en iglesia copta. La sala hipóstila fue cubierta con estuco y pinturas de santos. Con el proyecto de salvación de los templos de Nubia, este fue trasladado unos 4 km más al oeste. Los trabajos de desmonte y reconstrucción corrieron a cargo de  Estados Unidos.

  • El Dakka

Su emplazamiento original estaba situado en el lado oeste del Nilo, a unos 110 km al sur de Asuán. Entre los años 1962-68 el templo fue desmantelado y trasladado a su actual emplazamiento en Nueva Sebua. La parte más antigua pertenece a la época del rey nubio Ergamenes y Ptolomeo IV Filopator. Ptolomeo VIII Evergetes II añadió un vestíbulo. Los emperadores romanos Augusto y Tiberio también intervinieron en la decoración. El eje del templo está orientado de norte a sur, paralelo al río, contrariamente a los demás templos de Nubia.

En la época cristiana el templo fue utilizado como iglesia. Sobre el poste izquierdo de la puerta del vestíbulo, Filopator está representado delante de Ra, Khnum e Isis, y en la parte derecha ante Harendotes e Isis. En el alféizar, un emperador está haciendo ofrenda a la estatua de la diosa de Truth, Thoth y a la diosa con cabeza de león, Tefnut.

            El santuario tuvo una capilla en granito rojo decorada con relieves representando al emperador y a varios dioses. La zona de Dakka fue escenario de la batalla entre los ejércitos de una reina del Sudán, Kandaki (Candace) y las fuerzas romanas de Petronius en el año 23 a. de C. Cerca del templo se hallaba el pueblo de Pselget (la ciudad de Escorpión), que tuvo una considerable importancia durante el período grecorromano, a pesar de ser la más pequeña durante esta época.

  • El Maharraka

También conocido como el templo de Ofeduine, en su origen estaba emplazado en el lado oeste del Nilo, a unos 10 km del templo de Dakka, a cuyas cercanías ha sido trasladado. Su construcción se inició en la época romana, aunque nunca quedó terminado, y estaba consagrado a Serapis. Durante la época ptolemaica y romana marcaba los límites de Hierasykaminos (el pueblo del sicomoro sagrado), cerca de la frontera de Egipto. Consta de un patio abierto que se cierra en tres lados por pórticos. El eje longitudinal ha sido destruido. Actualmente solo queda una sala hipóstila, cuyas columnas están unidas por paredes.